lunes, 1 de junio de 2009

Fragmento: Lolita

"Al oír el quejido de su bostezo inicial, fingí un sueño de hermoso perfil. Sencillamente, no sabía qué hacer. ¿Se alarmaría viéndome a su lado, y no en una cama adicional? ¿Tomaría su ropa y se encerraría en el cuarto de baño? ¿Me pediría que la llevara de inmediato a Ramsdale –junto al lecho de su madre–, o de regreso al campamento? Sentí sus ojos fijos en mí, y cuando al fin prorrumpió en ese encantador cloqueo suyo, comprendí que sus ojos reían. Rodó junto a mí y su tibio pelo castaño rozó mi clavícula. Hice una mediocre imitación de alguien que despierta. Permanecimos acostados, sin movernos. Después le acaricié el pelo, y nos besamos suavemente. Su beso, para mi delirante confusión, tenía algunos cómicos refinamientos de ondulaciones y sondeos. Como para comprobar si yo estaba satisfecho y había aprendido la lección, se apartó para observarme. Sus pómulos estaban enrojecidos, el labio inferior le brillaba, mi desmayo era inminente. De pronto, con un ímpetu de rudo entusiasmo (signo de una nínfula), puso su boca contra mi oreja... pero durante un rato mi mente no pudo analizar en palabras el cálido trueno de su susurro, y ella rió, y se apartó el pelo de la cara, y volvió a intentarlo, y a poco la curiosa sensación de vivir en un insensato mundo de sueños recién creado donde todo era lícito, se apoderó de mí, a medida que comprendía lo que mi ninfa acababa de sugerirme"



----
Qué decir de Nabokov. Grandioso.
Un suave Chopin para la noche

2 comentarios:

  1. Oh Victor, acabas de rozar mi fibra más sensible con éste fragmento. Hubo alguien que durante un tiempo me llamó Lolita.

    En fin, me alegra que te guste :)
    PD: A mí tambien me gusta más chicle cosmos, de hecho tengo una camiseta de esa canción pero como el texto iba sobre el verano y tal ésa me pareció más apropiada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Ciao Victor,
    Qué precioso fragmento. Qué descipción tan definitiva. No me extraña que te guste tanto. Te va como anillo al dedo o como válbula a olla exprés.
    Pero un ser tan fresco y natural como tú y además, capaz de saborear a Bécquer en los tiempos que corren, seguro que se deleitará con estos versos suyos, que pocos poetas han conseguido igualar:

    "Yo soy ardiente, yo soy morena
    yo soy el símbolo de la pasión.
    De ansias de goces mi alma está llena.
    ¿A mí me buscas...?
    No es a ti.No.


    Mi frente es pálida.
    Mis trenzas de oro.
    Puedo afrecerte dicha sin fin.
    Yo de ternura guardo un tesoro.
    ¿A mí me llamas?
    No.No es a ti.


    Yo soy un sueño,un imposible,
    suspiro vano de sombra y luz.
    Soy incopórea,soy intangible.
    No puedo amarte...
    ¡Oh, ven,ven tú!"

    Simplemente para que lo saborees cuando Lolita y Nabokob pasen página. Seguro que cuando llegue el momento tu vena romántico-becqueriana lo disfrutará a fondo. Y tal vez acompañado de un Tschaikowsky remojado en las aguas de la melancolía y en las nieblas del Moskvá. Parece que Becquer, el único poeta que dices entender, lo sabía muy bien...Seguramente por eso murió tan joven. Todo lo concreto tiene los límites exactos de su propia concreción...

    Besitos y ¡a disfrutar!

    ResponderEliminar